18 de mayo del 2017

ESTA Claro que el pueblo veracruzano, esta harto, sí harto de tantos dimes y diretes entre personajes que forman parte de la vida pública de Veracruz, y de México.

 

Esta harto de tantos trapitos que se ha sacado al sol, sin que a la fecha, ninguna de estas prendas públicas, se haya secado o cuando menos haberse oreado, como se dice popularmente.

 

El pueblo veracruzano, esta harto, sí, de tanta promesa incumplida, de tanto que le han tomado el pelo, de tanta desquiciada burla.

 

Harto de tanta corrupción, la cual no para ni con el cambio, pues ahora hay nuevas señales de que la corrupción, en pocas palabras, lo son todos aquellos que han tocado el cielo del servicio público, en sus grandes escalas, donde el dinero fluye, aunque no sea suyo, pero que lo toman como pago a sus méritos que el mismo tiempo les ha concedido

 

No se salva nadie.

 

Por eso, el pueblo veracruzano, esta harto, ya no quiere, por lo tanto, nada que pueda volverlo a engañar.

 

El servicio público en Veracruz, se ha desviado desde hace mucho tiempo, y aún cuando hay mesías que han prometido recomponer las cosas, la verdad, es que, como en la mayoría de los casos, han caído una vez y otra más, hasta verse envueltos en la misma sábana.

 

El hartazgo, es lo que queda.

 

Y vaya, que se ha quedado con todo y la inseguridad que nos rodea, aparte de la falta de empleos que han generado en la actualidad que gran parte de los veracruzanos, tenga hambre.

 

Hambre física, hambre moral, hambre para pelear por lo que considera suyo, hambre para rescatar lo que le han robado, pero también hambre por hacer que las nuevas figuras del gobierno, cumpla con lo prometido.

 

El pueblo esta harto, pero de tantas imposiciones, de robarle, asimismo, su propia voluntad para decidir, porque ahora un solo personaje es el que manda, el que ordena lo que pasa y debe pasar en Veracruz.

 

Este es el hartazgo que comienza por hacer despertar la conciencia de todos los veracruzanos, cuando vemos claramente que hay impotencia de ocho millones de habitantes de este estado, pero que una sola persona es la que lleva la batuta, no como en una orquesta, donde cada quien hace lo que le corresponde, para lograr una buena obra, no, sino para hacer lo que venga en gana, porque así lo dictan las leyes, porque así es el respaldo que el propio sistema político ha concebido.

 

Este es el hartazgo que no se mide en votos, en decisiones y mandatos mal interpretados.

 

Es el hartazgo que fluye por las venas de cada uno de los habitantes de esta hermosa entidad, rica en todo, pero que se dice que no tiene dinero.

 

Pretexto, solamente pretexto.

 

Porque Veracruz, es más grande que todos sus problemas. Es más fuerte que todos los saqueos de que ha sido objeto, es más rico que la mayor parte de las entidades del país, es quien puede, en tan solo poco tiempo, salir de sus maltratadas finanzas, siempre y cuando, dichas finanzas sean transparentes, ajenas a las metidas de mano al cajón.

 

Y que hacer, para que Veracruz, ya no este harto.

 

Sencillamente, cumplirle, al pie de la letra, con los compromisos contraídos, con todas las promesas hechas durante la campaña política, y ponerse al día en sus problemas, para encontrarles solución lo más pronto posible.

 

No sería todo, pero por algo se podría comenzar.

 

                                                -----------------------------

 

LOS FOCOS AZULES, se prenden.

 

La rechifla que los maestros veracruzanos, hicieron llegar al ejecutivo del Estado, podría ser una primera señal de que las cosas no están marchando bien.

 

Pocas veces, un sector, como el magisterial, se rebela de esta manera.

 

Pocas veces hace evidente su descontento, por lo cual hay que pensar que las circunstancias están cambiando. Que no hay consenso, que no hay lineamientos precisos y que se esta dejando, por la propia dirigencia, que los maestros tengan la oportunidad de hacer lo que mejor les convenga.

 

La democracia comienza por surgir y es precisamente dentro del magisterio veracruzano, uno de los sectores más fuertes desde todos los puntos de vista que se le quiera apreciar.

 

La democracia ya encontró su punto débil. Es tiempo de que surjan nuevas esperanzas para Veracruz, y para México, cuando los mentores, están tomando de verdad, el mejor camino que tienen para seguir dentro de la vida académica, pero bien, de la misma manera, dentro de la vida pública, donde habían sido factores importantes de decisión.

 

Si los maestros veracruzanos, ya no votan corporativamente, se podría generar una derrota para quien piensa que un triunfo electoral, lo es todo, aún cuando no se atiendan las señales de las luces azules, como en este caso.

 

                                                  ---------------------------

 

A POCO, OTRA VEZ, las determinaciones legales, se las volverán a pasar por el arco del triunfo, los que aparecen como administradores o propietarios de la Plaza Ánimas, que de la noche a la mañana, ha comenzado a cobrar en el estacionamiento denominado “Las cataratas de las Ánimas”, por aquello de los aguaceros que se cuelan en la parte baja de dichas edificaciones.

 

Si Usted, es admirador de las caídas de agua, pues le recomendamos que cada vez que llueva, se vaya al estacionamiento de Plaza Ánimas, y exponga su vehículo a la lluvia sucia, al lodo acumulado y de paso al robo de las unidades, delito que se ha venido denunciando en los recientes meses.

 

Es el segundo intento de cobrar por el estacionamiento, cuando en realidad, no hay negociaciones que ameriten visitar esta plaza, porque de no ser el supermercado de Chedraui, donde se compra lo necesario para la cocina, lo demás no es atractivo suficiente.

 

Vaya que están equivocados quienes piensan en el gran negocio, del cual ya nos hemos ocupado en otras ocasiones, y que volverán a participar, porque si algo es dinero fácil, ahí están los estacionamientos que no se encuentran regulados por ley ni autoridad alguna, tanto que la apertura del cobro de estacionamiento en este lugar, fue desaprobado por el Ayuntamiento, pues en voz del propio alcalde, se ha conocido que no tiene permiso alguno para cobrar, entonces, todos nos preguntaríamos, si en el mismo momento de comenzar a cobrar, la autoridad municipal, los tendría que clausurar.

 

                                                 --------------------------

 

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.