07 de mayo del 2015

Seguro, serio, distinto al joven que muchos veracruzanos pensaríamos que es, entre ellos un servidor, por ser hijo del gobernante más polémico que hemos padecido los veracruzanos en toda nuestra historia, Javier Herrera Borunda, diputado plurinominal por el PVEM, afirma: “No tengo por qué heredar pleitos, creo que por el bien del estado no hay que heredar pleitos”, al hablar sobre las diferencias que mantienen desde hace años su padre y el panista Miguel Ángel Yunes Linares, a quien en días pasados saludó en el aeropuerto de la Ciudad de Veracruz.

En sus palabras, el joven político le narró a los periodistas Raymundo Jiménez y José Ortiz Medina, durante una larga entrevista, cómo ocurrió el encuentro en la terminal aérea porteña.

“Sí, lo saludé”, y en el mismo avión que tomó también iba su hijo Omar y sus nietos. “Miguel Ángel me saludó y me dijo: ¿cómo estás? Le dije: bien. Me dijo: vamos a ser compañeros en el Congreso, y le dije: así parece, y también le dije: están muy bonitos sus nietos”, o sea, un encuentro cordial que podría eliminar la posibilidad de que ese pleito que hay entre Fidel y Miguel Ángel, que tanto ha costado a los veracruzanos, no trascenderá a los hijos.

Herrera Borunda fue más explícito al explicar que una parte de su carrera de Derecho la estudió en la Universidad Iberoamericana y compartió aulas con Fernando Yunes. “Lo conozco y tenemos amigos en común y también a sus otros hijos los conozco, al único que no conozco es a Miguel Ángel, el alcalde”, precisó.

A la pregunta reiterada de José Ortiz de si compraría el pleito de su padre y Yunes Linares, indicó que no lo hará, por el contrario, “hay que ser propositivos”.

Orgulloso, como lo debe estar cualquier hijo de su padre, y no sólo por los seis años que desempeñó como gobernador del estado, sino de toda su trayectoria política, así dijo sentirse de su padre y seguramente mentor.

De sus recuerdos al lado de Fidel Herrera platica: “En lo particular, tuve la oportunidad de acompañarlo desde pequeño, siempre andaba en campaña, fue cuatro veces diputado federal,  luego senador y más adelante candidato a gobernador. En 1997, cuando jugó por la diputación por Boca del Río, llevé orgullosamente la brigada de pinta de bardas y de pendones”, recordó.

Y a manera de reconocimiento recuerda que Nopaltepec, el pueblo donde nació su progenitor, no tenía servicios básicos y Fidel, para poder estudiar la secundaria, debía caminar 40 kilómetros hasta Tuxtepec, Oaxaca, y trabajar para poder pagar el hotel donde se quedaba en la semana. Al llegar al Congreso de la Unión, añadió, gestionó recursos para que en su tierra natal hubiese una escuela de este nivel educativo y ahora tiene otro rostro.

Esta forma de ser de su padre es lo que lo motivó a incursionar en la política, no incomodándole que el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) haya sido el que lo postuló como uno de sus candidatos plurinominales. A su papá, confesó, sí le costó asimilarlo.

Asegura que el 90 por ciento de su tiempo, hasta ahora, lo ha dedicado a la abogacía, desde que trabajaba en otros despachos y actualmente en el suyo propio. “Siempre me ha gustado ayudar y siento que todos tenemos una responsabilidad social, y para eso nos hemos preparado todos aquellos que hemos tenido oportunidades de ayudar a los demás”.

Se dijo partidario de las políticas “de vanguardia, de batalla, cumplidoras” del PVEM y por eso es que decidió aceptar el ofrecimiento que este instituto le propuso y su papá aceptó su decisión.

El joven Javier dice estar convencido de que su primer trabajo político lo hará “muy bien”, porque “sé que tengo mis valores bien puestos”, de manera que desechó la idea de ser un aspirante a la gubernatura en 2016, “porque sería irresponsable”, lo que obviamente es hipotético porque las circunstancias, que a lo mejor su padre va buscando, lo podrían colocar en esa tesitura aunque desde nuestro punto de vista es que Javier Herrera, por cuyas venas corre sangre de político, buscará ser senador de la república y, en el 2018, candidato a gobernador.

Sobre su incursión en la vida política de Veracruz Javier da sus argumentos: “Creo que Veracruz requiere profesionales probados y ahora es cuando me toca a mí hacer mi trabajo. Todos los puestos que consiguió mi padre fueron gracias a su esfuerzo y trabajo propio. Ahora que voy al Congreso de la Unión, que estoy seguro lo haré por el voto popular, estoy seguro que me esforzaré por ser un legislador que pase leyes y que esté procurando, sino ser un gestor social”.

De esta interesante entrevista con el vástago del exgobernador nos queda claro que no se trata de un acaudalado joven frívolo y banal, no, el tiempo lo colocará en el lugar que merece merced al trabajo que realice.

 

Desde el Senado pide Fernando Yunes

a la PGR actuar en el caso Veracruz

 

Y hablando de los hijos de estos políticos veracruzanos, ayer la Comisión Permanente del Senado de la República, a propuesta del senador panista Fernando Yunes Márquez, aprobó solicitar a la Procuraduría General de la República (PGR) que integre la averiguación previa y ejercite la acción penal para que los responsables del desvío de recursos públicos federales destinados a la educación y a la salud, en Veracruz, sean sancionados con todo el rigor de la ley.

En el punto de acuerdo se pide a la PGR remita un informe sobre las acciones que ha llevado a cabo con relación a estos hechos, que comprenda desde noviembre de 2014, fecha en que las denuncias fueron presentadas.

El legislador veracruzano recordó que el 19 de abril se hicieron públicas seis denuncias penales que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó ante la PGR desde noviembre del año pasado, contra funcionarios y exfuncionarios del gobierno de Veracruz por el desvío de casi dos mil 500 millones de pesos provenientes de fondos federales, destinados a salud y educación. Sin embargo, “hasta el día de hoy, la PGR no ha respondido a nuestros exhortos de apegar sus actos a la Constitución y proceder en contra de los responsables de este desvío multimillonario”, indicó Yunes Márquez.

Además, dijo, hoy damos a conocer cinco nuevas denuncias presentadas también por la Auditoría en noviembre del año pasado, donde se acredita la desviación de más de dos mil 100 millones de pesos de fondos federales, que el gobierno de Veracruz debió destinar al Seguro Popular y a la Educación Básica y Normal.

La genética podría explicarnos bien sobre la forma de actuar de los jóvenes Javier Herrera Borunda y Fernando Yunes Márquez

 

Reflexión

 

Interesante resultará la simulación de Juicio Oral  en vivo, que esta mañana imparte  la  Alianza Estatal de la Conferencia de Procuradores de Justicia de los Estados Occidentales de EU (CWAG, por sus siglas en inglés), organizado por la FGE de Veracruz. Hay que verlo. Escríbanos a mrossete@yahoo.com.mx formatosiete@gmail.com www.formato7.com/columnistas