16 de noviembre del 2017

Durante el Festival de los Globos de Cantoya celebrado en el pueblo mágico de Zozocolco de Hidalgo, ubicado en la región del Totonacapan, a los reporteros que cubrían dicho evento llamó la atención el trato que dieron los asistentes al senador Héctor Yunes Landa.

Para quien no conoce Zozocolco diré que para llegar a este lugar hay que tomar la carretera Papantla-Coyutla, entrando por la comunidad de El Chote; es una hora de camino sinuoso, accidentado por el deterioro que acusa la carpeta asfáltica.

Zozocolco es un pueblo pobre pero con una arraigada cultura; su evento es el segundo más importante de la región, superado sólo por la Cumbre Tajín. Miles de personas se congregan en este lugar, al que acuden una semana después de las festividades de Todos Santos y Fieles Difuntos.

El pasado sábado, la nota en Zozocolco fue  ese festival, en el que participaron artesanos de Veracruz y otras entidades país. 60 enormes globos soltaron en ese marco, lo que fue admirado por más de dos mil personas.

El sábado, el festival de los globos se desarrollaba con normalidad en este pueblo mágico; justo a las 12:35 horas, el presentador, el animador del evento se desgañitaba anunciando el trabajo de los artesanos de San Andrés Tuxtla, los participantes que abrieron; inmediatamente después de elevar el primer globo, el sujeto tomó el micrófono y abrió el grito “vamos a darle la bienvenida a nuestro amigo, al senador licenciado Héctor Yunes Landa, que hace acto de presencia aquí en este lugar, Zozocolco de Hidalgo, Veracruz, pueblo mágico; senador Héctor Yunes Landa, bienvenido a este pueblo de Zozocolco…”; fue en ese instante cuando los aplausos que lanzó el respetable por la elevación del globo de San Andrés se convirtieron en abucheos y reclamos.

El grito de “fuera, fuera” se escuchó en Zozocolco; al igual que airados reclamos: “váyase por la carretera para que vea como está, para que vea lo que se siente”.

En un intento desesperado, el locutor volvía a dar la bienvenida “a nuestro amigo el senador”, pero la gente más gritaba “fuera, fuera”.

Yunes Landa saludaba mostrando palmar y dorsal de la mano derecha, pero su incomodidad era evidente; rápido entró al atrio de la iglesia San Miguel Arcángel, una construcción de piedra que tiene más de 400 años de antigüedad y que es considerada una de las primeras del país. Acompañado por el alcalde, Alejandro García Rodríguez, el senador salió de prisa por la puerta trasera y los asistentes al festival de los globos de Zozocolco ya no le volvieron a ver.

El sábado, el incidente fue difundido a través de las redes sociales; incluso, los acompañantes del ex candidato a la gubernatura por el PRI-Verde tuvieron que interrumpir la emisión en vivo por Facebook, cuando se percataron del recibimiento.

Algunos medios digitales retomaron el hecho. Uno de los reporteros que cubrieron el evento de Zozocolco fue Francisco de Luna, originario de esa región, quien envió la información, con video incluido, de los abucheos a Yunes Landa.

Nos platica el reportero que el senador se comunicó vía telefónica para hablar sobre el incidente; le dijo Héctor Yunes que en realidad los gritos no iban contra él, sino contra el gobernador Miguel Ángel Yunes.

De acuerdo con la explicación Yunes Landa, el reproche era contra el ejecutivo; es decir, la gente los habría confundido.

Sin embargo, el hecho de que el animador repitiera una y otra vez “nuestro amigo el senador” no deja lugar a dudas. Como sea, el incidente, que sólo es un tema para el anecdotario, nos revela el nivel de hartazgo social en la región del Totonacapan, por el grado de abandono, marginación y pobreza que presentan esos pueblos, donde la población se siente olvidada por las autoridades; a ese punto se suman otros dos factores: el pésimo estado de las vías de comunicación y el intento de uso político de un evento netamente cultural. @luisromero85