categoría

19 de diciembre del 2014

Todos se esfuerzan por ser una persona amable, compasiva y en definitiva, una buena persona. Pero a veces, no funciona muy bien. Hay muchos comportamientos o “hábitos negativos” que alguna gente tiene, que las hacen menos atractivas, molestas e incluso no te dan ganas de estar cerca de ellas. Te presentamos algunas de estas características, y si te das cuenta que tienes alguna, ¡detente! Puede que incluso tu círculo de amigos crezca si cambias estas malas prácticas sociales:

1. Eres egocéntrico

Mucha gente se comporta así sin si quiera saberlo. Te enfocas solamente en ti mismo, hablas de ti todo el tiempo y no te importa lo que los demás tengan que decir. Piensas que tú eres el único que importa. Si te suena familiar, es hora de cambiar. Nadie quiere ser amigo de alguien al que sólo le interesa él mismo.

2. Te centras en la belleza exterior, y no en lo que hay dentro

Sorprendentemente, la belleza real viene desde tu corazón, desde el interior de tu cuerpo y de tu alma. Tu apariencia física no debería importar, pero la gente de hábitos negativos cree que la belleza exterior es todo lo que importa. Mírate al espejo —y mira muy en tu interior— para darte cuenta lo que hay debajo de la superficie.


3. Siempre estás compitiendo

¿Eres alguien que tiene que ser mejor que los demás, ver más, hacer más… TODO más? Si es así, no atraes a nadie. Te deberían importar más lo que hacen tus amigos y dejarlos tener sus momentos de gloria. Si te dicen que superaron su gran miedo a las alturas y escalaron un muro de tres metros, no digas “¿Eso es todo? ¡Yo escalé uno de diez!”. Mejor diles “¡Qué buena! Estoy muy orgulloso de ti”.

4. Percibes a tus amigos como enemigos

La gente desagradable está constantemente peleando con sus amigos. En vez de ser capaces de interesarse por otros, siempre están rechazando, y apuñalando a sus amigos por la espalda. Tus amigos no son tus enemigos. Son tus aliados.


5. Siempre cuestionas tu importancia con los otros

Por ejemplo, dos de tus amigos fueron a un lugar sin ti, y ellos no le dieron mayor importancia. ¡Pero para ti fue un grave problema! Supéralo, ellos siguen siendo tus amigos y sus vidas no se acaban cuando tú no estás ahí.

6. Eres el jefe

En un grupo de amigos, todos deben estar en igualdad de condiciones. Si tú eres el que siempre toma las decisiones, constantemente estás a cargo de la situación, y tratas de controlar lo que todos van a hacer, estás actuando de manera muy desagradable.


7. Eres deshonesto

Para ser un buen amigo, tienes que ser honesto. Mucha gente que cae en comportamientos nocivos son deshonestos, mienten por todo, y es raro saber con certeza cualquier cosa sobre ellos. Además, ocultan o mienten sobre cómo sienten realmente sobre ciertas cosas. Sí, la honestidad es la mejor política.

8. Eres maleducado

Si tienes malos modales, eres ofensivo, o avergüenzas a tus amigos en público con tus comentarios negativos, por favor para. No eres alguien con quien la gente se quiera juntar. Hay veces en las que vas a estar en desacuerdo con alguien, o viste algo que no querías ver, pero no tiene sentido armar una escena. Porque lo que realmente la gente verá será tu terrible comportamiento, no tu punto de vista sobre algo o alguien.


9. Eres poco fiable, pero dependes de los demás

¿Estás disponible cuando tus amigos necesitan ayuda? ¿Siempre estás ocupado cuando alguien te busca? Si eres alguien que no está disponible cuando lo necesitan, esa es una cualidad muy desagradable y poco atractiva. Al mismo tiempo, si siempre necesitas ayuda pero nunca la ofreces de vuelta, nadie va a querer ser tu amigo.

10. Siempre eres negativo

El pesimismo no es una cualidad atractiva. Si siempre ves las situaciones desde un punto de vista negativo, trata de cambiar tu actitud. Nadie quiere ser amigo de alguien que ve siempre el vaso medio vacío.

 

 

fuente: upsocl.com