categoría

03 de mayo del 2015

La Subdirección de Salud Municipal recuerda que es muy importante que se controle la hipertensión, puesto que puede acarrear diferentes problemas en la salud y afectar los órganos principales, causando la muerte.

La hipertensión es un trastorno en que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, debido a que la sangre, al ser bombeada por el corazón, realiza mucha presión contra las paredes de las arterias. La tensión arterial normal en adultos es de 120 mm Hg, la tensión sistólica, y de 80 mm Hg, la diastólica.

La tensión arterial elevada puede provocar un infarto de miocardio, ensanchar el corazón, producir insuficiencia cardiaca, dañar el corazón y los vasos sanguíneos de los órganos principales, provocar un accidente cerebrovascular, causar deficiencia renal, ceguera y deterioro cognitivo y hacer que los vasos sanguíneos sean más susceptibles de obstruirse y romperse.

El consumo de tabaco, una dieta poco saludable, el abuso del consumo de alcohol, la inactividad física, la exposición a un estrés permanente, la obesidad, el colesterol alto y la diabetes mellitus, pueden agravar los problemas propios de este padecimiento.

Por lo anterior y para minimizar las probabilidades de padecer hipertensión, debemos mantener una dieta saludable, reducir la ingesta de sal a menos de cinco gramos al día, comer cinco porciones de fruta y verdura al día y bajar la ingesta total de grasas.

También es importante limitar el consumo de alcohol, realizar actividad física de forma regular, controlar el exceso de peso, no fumar y evitar los espacios con humo y aprender a controlar el estrés.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial, uno de cada tres adultos tiene la tensión arterial elevada. Este trastorno causa aproximadamente la mitad de todas las defunciones por accidente cerebrovascular o cardiopatía, por lo que es muy importante controlarlo a través de la prevención.