categoría

26 de abril del 2015

El trabajo en las instituciones debe continuar, pero con respeto al proceso electoral, dijo el diputado Marco Antonio del Ángel Arroyo, secretario de la Comisión Permanente de Gobernación de la LXIII Legislatura del Estado, quien recomendó a todos los servidores públicos abstenerse de vulnerar las reglas y utilizar recursos del erario o su influencia política en favor de algún candidato o partido.

 

Dijo que las nuevas reglas electorales son muy estrictas y el Instituto Nacional Electoral (INE), está muy atento de su cumplimiento: “Cualquier acto irregular se sancionará e incluso le puede costar la pérdida del registro a algún candidato”.

 

El Diputado recordó que los servidores públicos, presidentes municipales, gobernadores y secretarios no pueden hacer campaña en horario de trabajo ni disponer de recursos públicos o programas sociales: “No hay confusión. Tampoco se vale poner de pretexto las elecciones para retrasar obras o politizar programas oficiales”.

 

Son dos mundos muy aparte –continuó–, los funcionarios deben trabajar porque no están en campaña. Los presidentes municipales ya llegaron al cargo y ahora tienen que ofrecer resultados a la población que les dio el voto: “Si algún funcionario quiere ser coordinador de campaña o hacer proselitismo, que renuncie”.

 

En el caso de los legisladores, precisó que no manejan presupuesto, pero a título personal sugirió que tampoco intervengan y dejen hacer su labor a los candidatos, a los partidos políticos y al propio INE, por el bien de las instituciones.

 

Además, consideró que las reglas de fiscalización también son más estrictas, y al presentar la Cuenta Pública 2015 al Congreso del Estado quedará al descubierto si se utilizaron recursos con fines proselitistas, y eso se puede tipificar como daño patrimonial, lo que implica devolver el recurso y las sanciones que marca la ley.

 

 

PIE DE FOTO

 

El diputado Marco Antonio del Ángel Arroyo recomendó a todos los servidores públicos que durante este proceso electoral se abstengan de vulnerar las reglas y no utilicen recursos del erario en favor de algún candidato o partido.