categoría

11 de mayo del 2015

Xalapa, Ver., 11 de mayo de 2015.- Controlar el sobrepeso es fundamental para mantenernos saludables, puesto que la obesidad puede causar diferentes problemas en el organismo que pueden afectar nuestra salud a corto, mediano y largo plazo.

 

Por ello la Subdirección de Salud del Ayuntamiento de Xalapa invita a la población a practicar ejercicio moderado diario; aumentar el consumo de frutas, hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutas secas; reducir la ingesta total de grasas, sustituyendo las saturadas por las insaturadas, y aminorar el consumo de azúcares.

 

Cada año mueren 2.6 millones de personas a causa de la obesidad, puesto que éste padecimiento puede provocar diferentes afecciones, como la aparición de problemas metabólicos, colesterol, diabetes, hipertensión, diversos problemas en el hígado, baja autoestima y problemas respiratorios durante el sueño.

 

Realizar actividad física moderada y de manera periódica nos ayuda a disminuir el riesgo de desarrollar hipertensión, diabetes, cardiopatía coronaria, sufrir un accidente cerebro vascular, además de prevenir otras enfermedades, como el cáncer de mama y de colon.

 

Por lo anterior, se recomienda que los adultos practiquen 150 minutos de actividad física moderada semanal. A su vez, los niños, niñas y adolescentes deberán realizar unos 60 minutos diarios de actividades recreativas, educación física o practicar algún deporte.

 

Es importante recordar que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, y el segundo en obesidad en adultos, precedido sólo por los Estados Unidos.

 

Estos datos son alarmantes porque los niños con sobrepeso tienen más probabilidades de sufrir a edades tempranas diabetes y enfermedades cardiovasculares, que a su vez se asocian a un aumento de la probabilidad de muerte prematura y discapacidad.

 

Por ello, es muy importante inculcar en los pequeños hábitos saludables de alimentación, incluyendo en cada comida la ingesta de verduras y frutas, cereales y tubérculos y productos de origen animal, y reduciendo al mínimo el consumo de bebidas y alimentos azucarados.