categoría

24 de febrero del 2015

En tanto los organismos fiscalizadores estatales no hagan bien su trabajo, las observaciones de la Asamblea Superior de la Federación (ASF), van a continuar a todo lo que dan, afirmó el investigador de la Universidad Veracruzana (UV), Rafael Arias Hernández.

En entrevista, el investigador expresó que es lamentable que en una entidad como Veracruz, se hagan gastos millonarios para el funcionamiento del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS), y que al final del camino, este no cumpla con su cometido, pues aun cuando realiza un sin número de auditorías, resulta que jamás detectan nada atípico.

“Pero el problema central es que hay una serie de obligaciones que los gobiernos estatales y municipales no revelan, esconden y gracias a los encubridores de las contralorías y del órgano de simulación superior que es el ORFIS, carísimo porque hace miles de auditorías y no detecta nada”.

De manera que, incluso los funcionarios encuentran formas para no cumplir con la transparencia que se supone la ley exige. “El problema central es una obligación que tienen los funcionarios de acuerdo con las leyes, que están obligados a informar sobre esos aspectos financieros tan importantes.

Algunos se esconden, se escudan y justifican, al mencionar solo la información bancaria y de valores, que es la que se registra en hacienda y que está a disposición del público”, apuntó. Por citar un ejemplo de sus aseveraciones, dijo que en 2014, la federación autorizó más de 4 mil millones de pesos, para ayudar a que los municipios con mayor deuda en torno al uso y suministro de agua, pudieran saldarla; no obstante, se conoce bien que en Veracruz hay más de un municipio con problemas para saldar deudas con organismos operadores de agua.

“El gobierno federal tuvo un programa el año pasado de condonación de deuda a 50 municipios, por 4 mil millones de pesos, y no fue ningún municipio, y que le pregunten al ORFIS y que le pregunten a los contralores, por qué no aparece entre esas miles de auditorías que se paga, ese tipo de deudas”, abundó. Insistió en que es obligación de los ciudadanos cerrar filas y exigir a sus autoridades que revelen toda la información que tiene que ver con recursos financieros, así como con todo aquello relacionado a deudas y pagos pendientes. Pues no se puede seguir creyendo que habrá un avance, en un estado en el que se le debe a todos los sectores, pero las cifras son sumamente alegres.

“Lo que tenemos que exigirle a los presuntos responsables, es esta información, los que tienen que decirnos, cuales son las deudas son los encargados de ellas, o fincarles responsabilidades, porque ya es suficiente, a todos les deben, a todos les quedan mal, y recientemente la formación de capital fijo en el estado de Veracruz está bajando, no hay obras, no hay nada”, apuntó. Consideró que en este momento, Veracruz es un estado que no tiene los niveles de crecimiento esperados, ni siquiera para la atracción de inversiones. “¿Cómo vamos a competir con otros estados y países, para atraer inversiones?, si el dinero se esfuma y no se concreta en obra pública e inversiones productivas”, concluyó.