categoría

12 de mayo del 2015

San Andrés Tuxtla, Ver.- Al parecer la leyes en Veracruz son imparciales  y se venden al mejor postor, ya que benefician a personas bajo la entrega de recursos o el influyentísimo.

Esto sale a relucir en relación al tema del ahora famoso “Caso Ainara” donde la madre de esta pequeña continúa sin ver a su hija gracias a la cuestionada pasividad de la jueza Estela Vázquez Lara quién a toda costa protege al padre Bonifacio Molina Zamudio ex candidato priista a la alcaldía de Catemaco y quién presume ser amigo personal del gobernador Javier Duarte de Ochoa y de Flavino Ríos Alvarado, titular de la SEV.

Según consta en hechos, la doctora Melissa Irasema Tepach Sosa ha ganado ya diversos amparos con numerales 1118/2014-III, 1142/2014 donde las autoridades pertinentes deliberaron que el padre de la menor entrega a la niña, y a pesar de los mandatos judiciales la acción aún no se ha consumado.

Gracias a la protección de la jueza Estela Vázquez Lara y de Consuelo Ríos Vera, titular de la agencia especializada en delitos sexuales y protección a la familia, quién es sobrina directa del Secretario de Educación se ha protegido al también medico Bonifacio Molina bajo quién sabe qué argumentos.

Con esto y a pesar de las ordenes directas hacia la misma jueza, sólo ha amonestado al implicado en este asunto, muy a pesar que según marca la ley aún no se ejecuta ni la fuerza pública o alguna orden de arresto contra el influyente medico quién se dice que puede de todas, todas.

Lo triste del caso es que el padre y sus familiares con la ayuda de las autoridades han escondido a la niña y hasta la fecha no se sabe de su localización.

Cabe destacar que este caso con numero 343/2014/ESP/SAT ya tiene más de un año, y las mismas redes sociales se han sumando en este asunto bajo una página de facebook “Recuperando A Ainara” donde se demanda a las autoridades la menor y la madre convivan como lo ha dictado la ley, destacando que el mismo padre en una cobarde acción hasta le embargó el sueldo a la doctora con el pretexto de la obligación de dar alimentos, cosa que la Tepach Sosa ha realizado en tiempo en forma.

Tristemente Melissa Irasema Tepach Sosa y su pequeña Ainara han sido víctimas del tráfico de influencias, abuso de autoridad y corrupción por parte de las autoridades, y una vez más está levantando la voz para su caso sea tomado en cuenta.

Con este hecho y sumando otros casos, más la serie de asesinatos cometidos en contra de las féminas jarochas está quedando lamentablemente demostrado que la ley no se cumple a favor de las mujeres en Veracruz.