categoría

14 de noviembre del 2017

Doce horas después de reportado como desaparecido en la cara norte del Citlaltépetl, el cuerpo de Carlos Raúl Ávila Jiménez, médico de profesión y destacado deportista de la natación y el alpinismo, fue localizado por elementos de rescate, quienes desde las primeras horas del lunes implementaron un operativo de búsqueda aproximadamente a 5 mil 200 metros en el paraje conocido como el sarcófago.

De acuerdo con los primeros informes que proporcionaron a los rescatistas, el grupo de 13 excursionistas originarios de Querétaro decidió alcanzar la cumbre a las 5:00 horas del domingo pasado, sin embargo, al ascender, Carlos Ávila se sintió mal, por lo cual decidió regresar al campamento. Esa fue la última vez que sus compañeros lo vieron, porque cuando bajaron de la cumbre, éste no se encontraba en el lugar donde debía esperarlos.

Los deportistas decidieron esperar un tiempo prudente para ver si Ávila Jiménez regresaba, porque pensaron que había decidido ascender por su propia cuenta, sin embargo, al ver que ya había transcurrido cerca de 24 horas sin que apareciera, decidieron reportar su desaparición.

Según los expertos, las bajas temperaturas que oscilan en esta temporada en esa zona de la montaña, son cercanas a los 15 grados bajo cero, por lo que conjugadas con la neblina y lo cristalizado que se encuentra la nieve a esa altura, pudieron hacer que el alpinista resbalara desviándolo de la ruta normal.

Una de las zonas de búsqueda incluyó las grutas que normalmente se encuentran en la zona, porque el hielo las tapan, haciéndolas invisibles a los excursionistas, quienes únicamente se dan cuenta cuando ya han caído en alguna de ellas.

Al momento de su desaparición Carlos Ávila vestía pantalón azul térmico, chamarra y casco anaranjado, así como el equipo necesario para escalar. De acuerdo con los reportes, se sabe que el médico contaba además con un chip de ubicación, por lo que este habría sido fundamental para que lograran ubicarlo.

Al cierre de la presente nota aún se desconocía si el cuerpo había sido ya bajado de la montaña, sin embargo, la Asociación Médica del Hospital Ángeles de Querétaro, así como la Asociación Queretana de Natación, confirmaron el deceso a través de sus redes sociales, al tiempo de lamentar la pérdida de quien reconocieron como “nadador master del equipo de la UAQ, gran deportista no solo en la natación sino también en el alpinismo”.

Fuente/ Agencias