categoría

05 de enero del 2015

Con el desarrollo de una plataforma para la detección temprana del cáncer, el joven, Jorge Abraham Soto Moreno fue reconocido por el cabildo como un xalapeño distinguido, el pasado 30 de diciembre del 2014.

El joven científico explicó que se trata de una plataforma en la cual a través de un dispositivo analiza y emite una respuesta en tiempo real de partículas en el hígado y el colón, con lo cual podría salvar la vida de millones de personas.

“Miroculus, es un proyecto de biotecnología que surgió hace dos años, es una plataforma de detección de moléculas llamadas microRNA, que circulan libremente en la sangre”.

Jorge Abraham Soto Moreno dijo que el objetivo de su proyecto es poder impactar positivamente a mil millones de personas en diez años, para lo cual está buscando realizar pruebas clínicas en la ciudad, “eso sería bastante importante para mí, porque Xalapa sea un lugar donde esto pueda estar disponible antes que cualquier otro”.

“Lo que nosotros desarrollamos es una manera en cómo países como México puede llegar a tener métodos de detección de microRNA, de una forma mucho más accesible y más barata aunado a ello nos puede ayudar a prevenir enfermedades o también detectarlas en una etapa muy temprana” expresó.

Explicó que el cuerpo humano tiene alrededor de mil microRNA, y no solo están presentes en enfermedades como el cáncer, sino también en enfermedades metabólicas y psiquiátricas, “entonces el potencial que tiene esto todavía no lo podemos saber, pero hay mucha expectativa en poder identificar qué podemos ver en la sangre que se relacione con una enfermedad”.

Soto Moreno señaló que la plataforma que está desarrollando busca detectar al cáncer y en qué etapa se encuentra “esto además de que te puede decir si tiene o no una enfermedad, te dice si está reaccionando o no al medicamento o si está en etapa uno, dos o tres en el caso de cáncer”.

Refirió que actualmente ya detectando alrededor de cuatro enfermedades, “estamos haciendo pruebas clínicas en Alemania, ya validamos biológica y científicamente esto, que quiere decir que en laboratorio ya sabemos que esto funciona”.

Dijo que por el momento buscan desarrollar una nueva versión de la maquina, con nueva tecnología además de hacer pruebas en México, Veracruz y otros países para después poder llevar esto a las clínicas en cerca de tres años.