categoría

02 de mayo del 2015

A pesar de que en el municipio de Orizaba, es grande el temor que existe entre la población que asegura vivir en medio de balaceras, secuestros, robos, cuotas a grupos delictivos y demás, para sus autoridades, no es necesario reforzar la seguridad, ni mucho menos solicitar que el mando único se haga cargo.

Durante una visita a esta capital del estado, el síndico de aquella localidad veracruzana, Enrique Hernandez Olivares, insistió en que Orizaba, no necesita de, mando único, esto aun y cuando para  nadie es desconocido que el pasado 4 de junio de 2014, el primo comandante de policía municipal, Pedro Angel Marquez Mendoza, fue sustraído de su hogar, y hasta la fecha no se sabe nada de él.

“Para mi que no es necesario, se está haciendo un trabajo histórico en Orizaba, estamos trabajando muy fuertemente (...) orizaba es una de las ciudades más seguras, tenemos reconocimientos a nivel nacional como ciudad segura y por eso incluso todo el mundo habla de los positivo que se ha hecho en Orizaba”, añadió.

Respecto a los múltiples comentarios que imperan en las redes sociales, sobre una realidad totalmente distinta a la planteada por el edil, Hernandez Olivares, insistió en que se trata de comentarios que hacen personas que solo buscan hacerle daño a la imagen de la ciudadano.

Al tiempo que no descartó, que se pudiera tratar de asuntos que tengan tintes políticos, de manera que negó que casos expuestos en la red social Facebook, como el robo de infantes en la Alameda Central Cri-Cri, el levantamiento de chicas en los centros nocturnos ubicados sobre la avenida Circunvalación y demás.

“Todo es totalmente, no es cierto. No hay nada oficial”, apuntó.

Por el contrario, dijo que los grupos de redes sociales, solo se han dedicado a hacer daño, y a muy poco aportar; de allí que hiciera una llamado a los ciudadanos para que cuando sean víctimas de algún ilícito, lo denuncien ante las autoridades y no especulen en redes.

“Hay mucho chisme que va creciendo como bolita, y mucha gente a veces va creyendo, pero sabemos bien que no es así”, concluyó.