categoría

29 de abril del 2015

De 1940 al año 2000 se ha perdido alrededor del 40 por ciento del glaciar Jamapa en el Pico de Orizaba, situación que impacta directamente en la disminución del agua por escurrimiento en las zonas bajas, así lo dio a conocer Carlos Manuel Welsh Rodríguez investigador de la Universidad Veracruzana adscrito al Centro de Ciencias de la Tierra.

Durante su participación en el debate: "Posibles Causas del Cambio Climático", organizado por la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), el investigador sostuvo que para el año 2100 se espera que la reducción sea total en los glaciares de todo el planeta.

Además único que  del planeta tierra y explicó que en el caso del Pico de Orizaba, el glaciar es el único de la región tropical con buen estado de conservación.

"Lo que estamos haciendo en esta primera etapa es monitoreando la temperatura en superficie para evaluar si es posible correlacionar los datos de temperatura y humedad con algunos datos locales y entonces poder construir una serie de tiempo más largo para el glaciar", detalló.

Además dijo que y la segunda etapa es mediar la temperatura en subsuelo.

De allí que indicara que en el mes de julio arribarán investigadores provenientes de Texas, esto con el fin de realizar con quienes se harán mediciones de temperatura al subsuelo.

Aunado a que se va a evaluar la hipótesis de que se están derritiendo los glaciares por la temperatura en el aire a 5 mil metros sobre el nivel del mar.

"Es un proyecto de aproximadamente dos años y esperamos conseguir financiamiento para un año más, para que sean tres años y la etapa final es hacer modelados de temperatura en la atmósfera, queremos evaluar la hipótesis de que se están derritiendo los glaciares por la temperatura en el aire a 5 mil metros sobre el nivel del mar", dijo.

Comento que el objetivo es revisar si la temperatura en suelo, subsuelo y aire se encuentran relacionados entre sí o no y poder descartar cuál es la que tiene mayor impacto en el retroceso del tamaño del glaciar.

"En julio vamos a tener un radar y vamos a hacer mediciones puntuales de profundidad porque hay lugares donde tenemos 30, 35 metros de hielo y hay lugares que ya están muy delgados, menos de 5 metros de hielo, entonces queremos esos mismos lugares monitorearlos y ver que está pasando ahí y descartar esas hipótesis", abundó.

Dijo que el proyecto se encuentra financiado por la Universidad Veracruzana en la primera etapa y se realizan en conjunto con la universidad de Texas en San Antonio.