categoría

23 de febrero del 2015

Xalapa, Ver. En este momento, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), delegación federal en Veracruz, se encuentra trabajando a marchas forzadas, a fin de cumplir con todos sus pendientes y realizar la entrega de todos los apoyos que deben entregar, y con ello poder mantenerse sin operar durante la veda electoral, dado el proceso de este año.

Sobre ese sentido, Said Rodolfo Pereyra Ortega, coordinador operativo de la dirección general de atención a grupos prioritarios en dicha dependencia, explicó que si bien es cierto, la Sedesol debe atender en todo momento a quienes más lo necesitan, también es verdad que debe existir respeto a la ley electoral. Con lo que dejo en claro que a más tardar en la fecha 31 de marzo, se deberán haber cubierto las entregas de los apoyos de todos los programas que operan actualmente.

En el caso del programa 65 y mas, dejó en claro que no habrá suspensión de pagos, sino que “en el mes de marzo, habrán de entregarse los pagos de marzo-abril y mayo-junio”, ello con la finalidad de no violentar la ley electoral. Sumado a lo anterior, Pereyra Ortega informó que se ha incrementado más del 120 por ciento el programa de pensiones para adultos en el estado, contando tan sólo en Xalapamás con 20 mil adultos dentro del programa, lo que significa una derrama económica de poco más de 23 millones de pesos bimestrales y al año poco más de 140 millones de pesos. Del mismo modo que hizo especial énfasis en el hecho de que no se cuenta ya con una lista de espera de adultos mayores para dicho programa, ya que todo adulto cumpliendo los 65 años es susceptible de ingresar a este programa, por lo que puede asistir a las ventanillas de Sedesol, una de las cuales se encuentra en la calle Herminio Cabañas número 100, para posteriormente esperar dos bimestres y recibir el apoyo.

Finalmente, el funcionario comentó que en el mes de marzo, denominado el mes de la Cruzada contra el Hambre, también se estará trabajando en otros programas como el seguro de jefas de familia, entregadas a las jefas de familia para que si llegan a faltar, sus hijos puedan seguir estudiando hasta la universidad, esto es cumpliendo más de 21 años contando con una beca que puede llegar hasta los dos mil pesos mensuales.