categoría

05 de enero del 2018

Raúl Mújica García, responsable de divulgación y comunicación del INAOE explicó que "lo más interesante de la siguiente luna llena de fin de mes, es que habrá un eclipse total de luna, en donde se va a poner roja debido a que la tierra va estar alineado con la luna y el sol, entonces la luz del sol va pasar por la atmósfera de la tierra y la sombra de la tierra va a ser roja".

Mencionó que la tonalidad del rojo depende de la cantidad de polvo y de contaminantes que hay en la atmósfera. Lo mismo es para cada eclipse un fenómeno astronómico importante para apreciar el cielo.

Acentuó que a la segunda luna llena que sucede en un mismo mes se le llaman "azul". Mencionó que casualmente cayó una luna llena el 1 de enero y la otra va caer el 31 del mismo mes, en donde esta segunda luna va ser "azul", aunque nunca se pone de ese color.

El especialista del Instituto señaló que se podrá apreciar en cualquier parte del país, a diferencia de los eclipses solares que solamente se ven en ciertas zonas donde cae la sombra.

Sin embargo, en el caso del eclipse de luna, la sombra es producida por la Tierra, y entonces, en todos lados donde es de noche se podrá ver cuando suceda dicho fenómeno astronómico y no se requiere nada especial para observarlo.

Refirió que la Luna gira alrededor de la Tierra en una forma elíptica, de ahí, que no es circular, al ser alargada hay ocasiones que se encuentra más cerca de la Tierra y otras más lejos.

Remarcó que cuando sucede una luna llena cerca del perigeo como la de ayer se le conoce como Superluna y cuando sucede cerca del apogeo se le llama "Microluna".

"El término Superluna no se utiliza astronómicamente, nosotros diríamos luna llena cerca del perigeo", apuntó.

Además, detalló que durante una Superluna el tamaño aparente es como 14 por ciento más que el promedio, y llega hasta un 30 por ciento ser más brillante dependiendo de sus condiciones.

Fuente/ Agencia