categoría

04 de noviembre del 2016

Lo que Usted ve en la fotografía es el interior de un motor de un auto de la Chevrolet, al que se le dio periódicamente mantenimiento en los talleres de la Sucursal Ánimas, de Xalapa, Veracruz,  propiedad del señor Ramón González Sañudo. Mi auto salió del taller peor que como entró, lo tuve  que llevar al servicio ahí mismo tres veces más y en las tres ocasiones el auto quedó igual. Ante tal situación lo llevé a un taller particular cuyo dictamen técnico fue que al auto no se le había cambiado el aceite hacía meses, lo que desde luego estaba incluido en los servicios que supuestamente le hacían en los talleres del Señor Ramón González Sañudo. Cuando se fue a reclamar a la agencia, la licenciada Emili Melchor Trujillo, conoció el caso, lo elevó, como ella dijo, a sus superiores y estos le dijeron que no arreglarían el vehículo, que los demandaran si querían pero que ellos no se hacían responsables de nada. Y así será, demandare ante las instancias correspondientes, pero quiero que la gente se entere para que no se deje estafar e intimidar por estas personas